Incentivos en las empresas, ¿sí o no?

Publicado por en / 0 Comentarios

Cuando contratas a un trabajador, esperas que ponga todo su conocimiento y capacidades en el desempeño de sus funciones para que la empresa siga mejorando y por lo tanto obtener beneficios económicos; a cambio se le da un puesto de trabajo, una estabilidad, un salario…, entonces, ¿por qué establecer un plan de incentivos en tu empresa?

Los incentivos son una herramienta con la que se puede generar motivación y competitividad entre los empleados, además de actuar como reconocimiento en algunos casos, o dicho de otra manera, es un estímulo que se ofrece a los trabajadores cuya consecución es conseguible sin no antes un esfuerzo medible para la obtención de un premio que facilitará que aumente su motivación y rendimiento elevando así la productividad.

Transcurrido un tiempo, las pretensiones de los trabajadores cambian, en algunos casos se desea afrontar nuevos retos, en otros mejorar las condiciones económicas y/o laborales, a fin de cuentas, las personas están en constante evolución y por lo tanto las necesidades también cambian. Si los trabajadores no tienen objetivos y recompensas por las que luchar puede suceder que su implicación para con la empresa disminuya o no llegue a los requisitos óptimos de la empresa y por lo tanto se reduzca su rendimiento laboral.

También te puedes encontrar con que detectes que los trabajadores puedan desempeñar otras funciones o poner otras competencias que tienen en favor de la compañía, y la mejor manera de lograr su implicación es fomentando el incentivarlos por estos roles o desempeños.

Algunas razones que explican la importancia de ofrecer incentivos a los trabajadores son:

  • Ayudan a mantener a los mejores y atraer a otros con talento.
  • Aumentan la productividad.
  • Permite recompensar a todos por igual.
  • Genera motivación extra en los trabajadores.
  • Permite conocer el rendimiento de los empleados y el cumplimiento de los objetivos.
  • El coste de los incentivos se compensa con resultados y/o beneficios.
  • Fomenta el trabajo en equipo.
  • Puede ayudar a mejorar el clima laboral.

En resumen, establecer un plan de incentivos en la empresa es una manera de cuidar a tus trabajadores valorando su aportación, manteniendo a tu equipo motivado e incrementa su productividad, además de mejorar la reputación como empleador.