La gestión del reconocimiento en las empresas, ¿mito o realidad?

Publicado por en / 0 Comentarios

El reconocimiento del trabajo bien hecho es una técnica que cuesta poco y tiene un alto impacto en la motivación de las personas, sin embargo, en España más del 85% de los trabajadores consideran que no se sienten reconocidos.

Está demostrado que valorar lo positivo tiene un gran poder en el estado de ánimo, y que cuando alguien reconoce lo bueno que hacemos, genera un estado de bienestar que nos inspira a hacer algo todavía mejor.

La compañía Amstel junto con el Instituto de Investigación Myword realizaron un estudio sobre el índice de reconocimiento en España cuyos principales datos son:

  • En nuestro diccionario existen más palabras para lo negativo que para lo positivo.
  • Solo la mitad de los españoles creen merecer el reconocimiento.
  • La respuesta del cerebro a los estímulos negativos es más fuerte.
  • En un experimento realizado en 2003 por los psicólogos Robert Emmons y Michael McCoullough demostraron que los grupos que mostraban agradecimiento acabaron más felices, más optimistas acerca del futuro y con mejor salud física.
  • Ocho de cada 10 piensan que los españoles no se sienten reconocidos en el trabajo.
  • Se destacan más los errores que los aciertos.
  • 2/3 de los entrevistados creen que nos cuesta mucho el felicitar a un jefe por sus aciertos.
  • En el ámbito familiar, expresar nuestro reconocimiento por el esfuerzo realizado por los demás tampoco se hace todo lo necesario, en torno a un 66% parejas, familiares y/o amigos no son valorados como se merecen.
  • Los jóvenes entre 18 y 24 años y los mayores de 45, son los que más reconocimiento emiten en las redes sociales.
  • Sólo en un 22% expresamos reconocimiento total por una acción bien ejecutada, un trabajo bien hecho o una cualidad merecida.
  • Más de un 90% de las personas se sienten alegres cuando se sienten reconocidas.

La gestión del reconocimiento es una habilidad que se debe trabajar como cualquier otra y la cual podrás utilizar no solo en tu entorno de trabajo, sino que también te servirá en tus relaciones personales. A continuación te propongo una dinámica con la que empezar a mejorar esta habilidad.

Juguemos a recordar

¿Serías capaz de identificar cuándo fue la última vez que hiciste un acto de reconocimiento a alguien?

  • A quién
  • Reconocimiento
  • Cuando fue

Y ahora que hemos destapado la caja del recuerdo, ¿cuál fue el último reconocimiento que le hiciste a cada compañero de trabajo? (incluido los jefes).

  • A quién
  • Reconocimiento
  • Cuando fue

Por último, recuerda aquellos reconocimientos que no hiciste y cuál fue el motivo que no lo expresaras o realizaras.

Seguid con atención estos artículos en los que seguiremos generando técnicas y estrategias para mejorar nuestras habilidades en la gestión del reconocimiento de las personas y haz de ello una importante herramienta de motivación para ti y para los que te rodean. Próximamente un ejercicio con el que aprenderás pautas para reconocer por el buen desempeño, y también lo que los trabajadores desean recibir como reconocimiento.