Publicado por en / 0 Comentarios

Hay cosas que suceden de repente y sobre las que no podemos evitarlas. Si esto ocurre, hay dos opciones “quejarte” o “aprovecharlo”.

Quejarte no sirve de nada, así que la segunda opción será más acertada, por eso lo mejor es que ante cualquier situación adversa busca hasta encontrar que te aporta de positivo, si no lo ves por ti misma, comparte la situación con otras personas y que te den su punto de vista. No es fácil, pero sí es posible, recuerda estos principios:

  • La vida no es justa, y aunque las cosas deberían ser de un determinado modo, no es cierto. No te lamas las heridas, pasa a la acción.
  • Si te dan limones haz limonada, o repelente para mosquitos, lo que prefieras, pero sácale partido a aquellas situaciones que contravengan tu pensamiento y no puedas evitar.
  • Las cosas cambian, la vida ha evolucionado constantemente y cada paso ha sido para mejor, ¿por qué no confiar en ello?, eso sí, sigue trabajando en el presente.