Publicado por en / 0 Comentarios

Te parecerá una tontería, pero generar entornos lúdicos allá donde estemos hace que disfrutemos con lo que hacemos, de esta manera, ¿por qué no realizar actividades o espacios donde los componentes del equipo de trabajo puedan distraerse en ciertos momentos de la jornada laboral, a su finalización o de forma previa a realizar el desempeño profesional?

Un entorno en el que te apetezca estar será un aliciente más con el que afrontar estas duras jornadas de trabajo que estamos viviendo.

Busca dinámicas y juegos que puedas llevar a cabo con los compañeros o propón espacios en el entorno de trabajo en el que incorporar materiales con los que practicar ocio, te propongo algunos ejemplos:

  • Rincón de lectura
  • Cuarto de juegos con Playstation o similar
  • Juego o dinámica de adivinanzas para hacer en grupo